Los alumnitos de Kinder 2 inventan el final del cuento echando a volar su imaginación y poniendo en práctica los principios del conteo.