Que felicidad poder ver las caritas de alegría de los chiquitos cuando llegó Santa Claus. Para ellos fue como un sueño hecho realidad poder abrazarlo y pedir sus deseos!! Gracias Santa por venir al Kipling y hacer felices a nuestros niños. ¡Te queremos!