En su taller de Formación Ambiental, nuestros alumnos de secundaria aprenden ciencia con consciencia, como por ejemplo, aprenden a preparar su propia pizza, galletas o golosinas, sin generar residuos que contaminen el ambiente. Además de crear cambios en sus hábitos de consumo. ¡Felicidades! ¡Soy reflexivo, soy Kipling!